A María Inmaculada

¡Ay Maríal

Quixe facer, ¡oh Virgen soberana
De los cielos ! un día to pintura,
Dióme so lluz la lluz de la mañana,
El cantar de los páxaros dolzura,
Perles y flores, y cuanto engalana
Isti mundu, colores y hermosura:
Y, por más q’ alliñalo todo quixe,
Un borrón fói non más lo que yo fixe.
Borrón ye todo lo q’ el home miente,
Si quier escaciplar lo que Dios ígüa,
¿Qué ye isti fuebu, que ´nel seno un siente,
Que cuéz la sangre y no nos fai enxigüa?
Y el telégrafu q` hay na nuestra frente…
Y el llibru en sin ringlones?… ¿quién verigüa
Como… tris… ta un del mundu á la otra vera,
O llée de pe á pa so vida entera?.
Milagros, que dengunu los algama,
Nin teniendo la cencia más erguta:
Entiéndelo Dios solu que lo entama,
Que i diz al mar que calle, y non gurguta,
Como al tronidu que pé ¨I aire brama;
Que arroxa al sol y señalói so ruta:
¡ Y tanta admiración, por Dios criada,
Borrón ye en sin María; non ye nada !
¿Viésteis un ricu, que si en casa `spera
Una presona de la que ye `mante,
Lo de dientro revólvilo pa fueru
Y lo que `stá pa trás ponlo pa ` lante;
Y fáise lo que él quier y como él quiera
O non hay un nacíu que lu aguante,
Hasta q` aquella vien, y entonces queda
Más suave y falagosu q` una seda ?
Ansí Dios, q` al facer el firmamentu
Pensatible non más `taba en Mariá;
En María non más cuando `l cimientu
Del mundu enriba `l aire lu ponía;
Y cuando, con non más tomái el tentu,
Féxoi rodar com` una carretfa;
Y cuando allumó `l sol, lluna y estrelles,
Los rellumos, los rayos y centelles.
Y tantu Serafin, y Anxele tantu,
(Q` á elli, pa ser Dios, no i facin falta),
Que si canten á un coru <Santu, Santu>,
< Santa, Santa María> el utru salta,
Pa ella los crió; prestói so mantu,
Y la siella, so Sí, púnxo-i tan alta,
Que si en so esencia non está mecía,
Han estalo na sangre dalgún día.
¡Ay del que tan siquiera dé un barruntu
Que á la Virgen María i tien coícia !
Encontinenti, sin pasa-i un puntu,
Echase-i con apremiu la xosticia.
¿Ye `I primer salibón en isti asuntu
El mandón de la anxélica melicia?
¿Cayó? Pos non hay duelu: ¡ cebellada !
Como María, fuera Dios, no e nada.
Allá vás, ¡ condergau ! á los infiernos.
¡Asina t` afrellás esa zapada !
¡Ansí se desmocaren los tós cuernos
Al dar nel calabión la tuñonada !
¡Y al rinchar les portielles en `os pernos,
Y al gomitar de fuebu la llapada,
En carbón y ceniza te golvieres
Pa que á María llazos no i punxeres !
Pero ¡ quiá ! Si del árbole na fruta,
Qua va comer Adan, él se sofita…
Más que del tueru hasta la coguruta
Lu `smagaye con so baba maldita:
Pos Dios, que bien conoz so cencia astuta,
D` una caspia sacó ya la pevita,
Que semada `nun güertu muy ciarrau,
A so tiempu ha dar frutu sazonau.
Si cuida q` apestando ‘l mundu enteru,
Y de so obra represu, Dios lu afuega,
Non ha haber quien i tríe ya `l gargüeru,
So rabia endegoriada bien lu ciega,
Que non vé del rabión pe `l espumeru
Nalar un arca, que ya `l puertu llega,
Y é que há trer, desque asitie `n una llomba;
De la pevita el güañu una palomba.
Si en Farón, mar, desiertu, fame y sede
Se enfota, como si él no se enfotara;
Enriedos son, que Dios i dexa arrede
Y desígüa-i Moisés có la so vara.
Arca y pueblu de Dios va pa onde debe;
La tierra prometía ya arrepara,
Y trái d’ ella recimos, flor bendita
Del ramu que güañó de la pevita.
¡Ansí fái burla Dios del que altaneru
Contra el so poderíu se !levanta !
¿ Qué ye l` ánxel? ¿ qué el honre? un formigueru
Que desfái, si Ellí quier, có la so planta.
Pero á aquel que ye humilde, pe `I senderu
De sí mesmu lu lleva á dicha tanta
Como á María, que nin home sabe
Nin ánxel cuanta gloria en ella cabe.
Porque igüó-i cielu y tierra pa morada,
Pa llámpares el sol y les estrelles,
Y pa q` en sos palacios faltás nada,
Los ánxeles pa paxes y doncelles:
Y más que Adan non chase la llambiada,
Q` al Verbu i fexo sangre nes costielles,
Barrunto q` el Verbu home se faría,
Non más que por llama-i madre á María.
¿Qué muncho, entós, ye vélu enfurecíu,
Si co `I bien de so Madre un s` avenena,
Y si el utru, que `staba ya advertíu,
A llorar por so gustu la condena !
Abaxo Satanás co `I so partíu !
Pa la envidia el infiernu é poca pena;
Adan y Eva allá foren xustamente
Si á so Ma non tuviera Dios presente.
Agora Adan non ye el que á los lleones
Yos peña, como oveyes, el pelámen;
Lleón ye Dios, q’ encrespa los mechones
Y hasta el gargüeru ensiña-i el dentamen.
¿A ú tás? díz-i, hinchando los polmones:
Y al ruxidu atapando, porque i bramen,
Les oreyes, con Eva sal corríu,
Miedosu, triste, llocu y sin sentiu.
¡Ay ! Non abriamos, non, los llibros santos
D’ aquel tiempu, en que Dios, enllenu d’ ira,
Señaló pe les vegues y los cantos
La tirria del lleón, q’ Elli respira.
Acá sangre, allá fuebu, acullá llantos
Ye lo q’ unu non más tiemblando mira;
Y hasta pa dar al mundu so lley santa
Truenos y rayos, con q’ al mundu ‘spanta.
Abriámos unes fueyes más alante;
Ainde, onde ‘l lleón se fái corderu,
Desque cuayó la flor, de q’ un istante
Non dexó de ser Dios hortelaneru:
Ya dúnvia á visitalla por delante,
Pa dir El enseguida, un mandaderu.
Un ánxel, y el recau que i envía
Non más q’ estes palabres, ¡ Ay María !
Cantái, fios d’ Adan, cantái cantares,
La señaldá dexando y la tristeza,
A la que vieno ver los nuestros llares,
Pa frañi-i al degorio la cabeza.
Cantái, fios d` Adan, cantái cantares
A la que ye en sin par e na pureza
Y pa Madre de Dios foi escota:
Cantái co nel arcánxel, ¡ Ay María !
Cuando de l` alba el fresquilIín se siente,
Q’ ella avienta, al correr la so cortina
Aprisa, porq` al sol nunca i consiente
Mirá-i la cara, más que cuerre aina,
Peñera per el llanu y la pendiente
Mil perles, q` arregaza en `a borrina:
Buscái pel campo cuando allegue el día,
Vereis que bordó d` elles, ¡ Ay Maria !
Callenta el sol los brotos de les flores,
Mirándoles con güeyos amorosos,
Y sácayos al rostru los colores
Que siempre la vergüenza fai hermosos;
Per el prao recienden los golores,
Que yos furten los aires enredosos,
Y unes y otres, en bona compañía,
Texen lletres que dicen: ¡ Ay María !
Y si, cansadu ya, `tapez el cielu,
Porqu` elli s` arrecuesta allá pa `lante,
Entóncenes la noche, echando un vuelu,
Sele y llixera sal en un istante,
Tendiendo el so mantón de terciopelu,
Cuayau del rubín y del diamante;
Mirái so relluciente piedrería,
Y lleéi nos engarces, ¡ Ay María !
La fonte, que burbuyes avervena,
El páxaru, que canta con dolzura,
El aire, que `nes rames s` encadena
Y có les fueyes sin parar marmura;
El vientu, el mar, el rayu, y cuando truena
La chispa del rellumu q` apavura…
Todo, á la postre, cuanto el Señor cría
Sin parar apelliden ¡ Ay María !
¡ Oh María, mió amor y mió dolzura !
Nuestru consuelu y esperanza nuestra !
Que te asientes de Dios xunta l` altura
Y de Xexós, tó Fíu, á la so diestra;
Si al ánxele, pa alzate á tal ventura,
De lo que había falar se i punxo muestra…
Non puéo en to alabanza ¡ oh Madre mía !
Dicíte más q’ el ánxel, ¡ Ay María !

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.