“Refugium Peccatorum”

Ora pro nobis

Dexa, Señora, Madre y Reina minya
Que bébia pa cantar tos alabances,
Na clara fonte de la gracia Tuya
Una pinta ná más, una burbuya,
Que supla lo que is falta á miós alcances.
Dexa allegar mió boca á la corriente
Y en sos gorgotos que la sede mate:
Déxame saborgallos amplamente,
Pa ‘l pechu enardecer, y que mió frente
A suaños d´amor tuyu se arrebate.
Nisi fornu d´amor, siempre arrooxau,
Pos ye´l ardor divino el que lu tiza,
Al mió corazón triste y engurriau,
Calléntalu, qu’ está per axelau;
Morriói el fuebu ya, quedói ceniza.
Y estando po los años arreciu
¿Qué sirve de que i pruya á un probe vieyu
Féte el postrer cantar, si al pechu fríu
Noi allega ferviendo el to soplíu,
Que lu abure en to amor y i de conseyu?
Quixés remocicar, non pa entovía
De vivir allargar la caminada,
Sinón pa festexate ¡Má quería!
Ganáte el corazón y á¨l alma mía
Tenella antes del xuiciu perdonada.
Qué va a ser de mi probe, si Dios me echa
La pena, que merezco por miós culpes,
De qu’ El tíen ce por be la llista fecha,
Y si al dái cuenta d’ elles muy estrecha,
¡Má del alma! á isti fío non disculpes.
De que tu yes mió Má y yo ‘l to fíu
Bien te lo encamentó el Señor clavau
Na Cruz, cuando soltó el tercer clamíu
Y, en xusticia, el que tíen que ser cumplíu
El primeru, ye l’ últimu mandau.
En isti enfotu gárrome al to mantu
Y clavo nel Señor los gueyos míos;
Vellu en Cruz por miós culpes dame espantu,
Desapéname Tú por to amor santu,
Pos yes corazón toa pa tos fíos.
Y Tú, Señor, sin vida y qu’ al velume
Ente el cielu y la tierra la Cruz puesta,
Quiés que, tiemblando el mundo, el sol sin llume
La llanza al corazón To sangre estrume,
Allárgame el perdón que tal te cuesta:
Que si debe el trabayu de les obres
Ser la regla del costu á qu’ élles salen
Y si á isi tenor les tuyes cobres,
Yo del bien todu faltes, del mal sobres,
¿Con qué voy á pagate lo que valen?
Sal por mi la To Madre, á quien i asisti
Bon por qué pa esa gracia merecella;
Si del senu del Padre acá viniste
Fo al To senu, y la sangre que vertiste
Nel mesmu te foy dada, y era d’ Ella.
Sin mancha de pecau concebía,
Pa triar la culiebra engañaora;
De toes les muyeres la escoyía,
Pa que fués la Má tuya, redimía
Si foy, Ella ye corredentora.
Muy lluego por mió vez vo á la presencia
D’ un xuez que non se tuerce á ser llamau.
¿ A quién no lu pizcaña la concencia?
¿Y cuálu, pa que afloxen la sentencia,
Non tíen bon menester d’ un abogau?
¿ Y lu hay como yes tú? Quién poderíu
Lu tien igual al to? Si non yes Diosa
Del Padre Eternu yes el meyor Críu;
Y el Fíu de Dios vivo ye To Fíu
Y yes del Santu Espíritu la Esposa.
Y siendo Tú la Má, la Esposa y Fía
D’ Cristo, del Paráclitu y del Padre,
¿Qué ha negar isi Pá á la To porfía?
¿Fóite al contra el Esposu dalgún día?
¿Y el Fíu no ha `star súditu á so Madre?
Manda Tú, pos que tienes en sin tasa
De la tierra y del cielu los poderes:
Tú yes la dispensera de la casa;
Per to mano los dones Dios mos pasa
Y fránquia á sos tesoros les peslleres.
Y pos dióte el Señor tal poderíu
Pa amparar desgraciaos pecadores,
Atendi compasiva al ruego miu,
Y duelte d’ isti probe desvalíu
Que tien bon menester de tos favores.
Aina va salir el mió procesu
Y si el xuez por mios culpes ye contrariu,
Pos fui ¡Ay de mi probe! muy aviesu,
Poneivos Tú y to Fíu en contrapesu
Pa enclinallu al conciertu del Calvariu.
Del infame maderu á recostines
Fixeron sollivialu al Cirineu:
Sin sangre y derrangau á deciplines;
Sin fuelgu y coronau con espines
Que is morriés pel camin tuvieron mieu.
Pero entá allegó al Golgota arrastrau:
Ena Cruz se enclavó al Divinu frutu
Y ente inxuries y afrentes fo emprúnau,
Y al vese por so Padre abandonau,
Entrugandoi por qué, dió un gran sollutu.
Non por eso sintió vese humanau
Pal home de Dios home ser valíu
Qu’ acabantes de ser atormentau
A so Padre escusómos de pecau
Y el perdón de la pena y fo pidíu.
M´s pa Tí el Consumau foy muy triste
Llamándote mujer, entamó el trueco,
El mesmu qu’ en to seno concebiste,
De cambiáte en mió Má y Te aveniste
A que fués fíu tuyu isti provecu.
Y pos debo de Cristo á les bondaes
El que seas mío Má y la mío Tutora,
Ten les puertes de mió alma bien guardaes,
Les del cielo de par en par franquiaes
Pa alabáte allá siempre ¡A Dios Señora!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.